¿Ser resilientes, reinventarse o evolucionar? Parte 5.

¿Ser resilientes, reinventarse o evolucionar? Parte 5.

La gente comúnmente llama hipócritas a los que hacen el bien para que los demás vean que tan buenos son y bandidos a los que se aprovechan de los demás pensando solo en su propio beneficio. Sin embargo, tomando el ejemplo de la conducta hipocrita y egoísta, también pueden tener distintos muchos modos de expresión: podemos ser hipocritas y egoístas con nosotros mismos, con los demás, con los de nuestra raza, religión y nación, con los de nuestro trabajo y con todo el mundo en general.

El modelo integral apunta que las grandes estructuras de consciencia presentes en la humanidad se conforman del egocentrismo, etnocentrismo, mundicentrismo y kosmocentrismo.  El egocentrismo extiende el cuidado, apoyo, visión e interés solo hasta uno mismo. Todo comienza y termina en mi. Podemos rastrear esta consciencia en casi todas las personas, cuando se sienten cansadas, estresadas y agobiadas. El etnocentrismo extiende el cuidado, apoyo, visión e interés solo hasta los que pertecenen a mi clan, raza, religión y nación. Solo nosotros tenemos derecho por que somos superiores. Aquí cabe cualquier problema de discriminación, racismo y violencia. El mundicentrismo extiende el cuidado, apoyo, visión e interés solo a todo el mundo. El kosmocentrismo extiende el cuidado, apoyo, visión e interés a todos los seres. Este nivel de consciencia no ve separación ni división, la vida es una totalidad integrada donde todos los seres intersomos e interinfluímos. Este nivel cuida y apoya con hechos la vida sin distinción alguna. A esto le llama el modelo integral las alturas de nivel de consciencia. Lo importante aquí es que la visión integral ha descubierto que como humanos somos capaces de identificar, diferenciar, trascender e incluir totalidades individuales y colectivas convirtiéndo cualquier sujeto en un objeto de consciencia, en lugar de utilizarlo como algo a través de lo cual veo el mundo al estar identificado con ello.

Los puntos o centros de observación consciente determinan el tipo de fenómenos que pueden aparecer para ser experimentados. Las estructuras de consciencia y sus visiones(Arcaica hasta Integral), determinan el modo en que esos fenómenos se ven integrados y en conscuencia se experimentan, afirma Ken Wilber, en su último libro La religión del futuro.

La consciencia no es una cosa, un proceso, un acontecimiento o un sistema, sino la apertura o claro en el que aparecen o emergen las cosas. Es el claro o apertura vacía, el lienzo en blanco, el espacio en el que tiene lugar la manifestación.

En términos simples usted y yo tenemos no un yo, sino muchos yos, hasta ahora se conocen 7, uno que busca el alimento y la supervivencia, otro el sexo y el placer emocional, otro el poder y la seguridad, otro el orden y la pertenencia, otro el logro y la excelencia, otro la sensibilidad y el respeto(todos estos son de primer orden ya que generalmente se oponen y luchan por el dominio), otro el abrazo y la inclusión amorosa(que es de segundo orden debido a su inclusividad) y la autotrascendencia y la totalidad pura(que es de tercer orden debido a su continuo proceso trascendente no dual). Podemos ver con la mente iluminada, sentir con la mente intuitiva, atestiguar con la sobremente y ser con la supermente, a nivel de la consciencia de tercer orden, uniendo todos los posibles opuestos, incluyendo absolutamente todos los aspectos, dando espacio al yo unitivo que experimenta la vida como totalidad.

El proceso de evolución y re-evolución continua y profunda, tendrá lugar desde el interior individual. Cuando modificamos la imagen que tenemos de nosotros mismos, nuevos mundos, realidades y posibilidades surgen.

En lo cotidiano cuando enfrentemos cualquier disrupción comprender que somos parte de la evolución de la misma vida, siendo capaces de sentir,  abrazar e incluir la misma desde la imagen más alta y novedosa de nosotros mismos marcará nuestra huella en el kosmos.  

 

Deja una respuesta