BOLETÍN NO. 1. CENTRO PARA LA RESILIENCIA INTEGRAL EDUCATIVA. URGENCIA DE LA RESILIENCIA INTEGRAL EDUCATIVA.

Urgencia de la Resiliencia Integral Educativa.

Según un reporte de UNICEF sobre el impacto de la pandemia por COVID 19 en Panamá(9), las medidas de distanciamiento social, confinamiento o cierre de escuelas producto de la pandemia por COVID-19 impacta negativamente a los y las adolescentes, generándoles emociones como ansiedad, estrés e incertidumbre.

Los expertos en salud mental de niños y adolescentes aseguran que existen una interrelación entre estrés, ansiedad, depresión y suicidio, así como otras conductas de riesgos o trastornos del desarrollo que afectan el aprendizaje en la etapa preescolar, escolar, premedia y media.

De acuerdo a la primera encuesta telefónica sobre la Situación  de Familias con Niños, Niñas y Adolescentes durante el COVID-19 en Panamá(10), las principales afectaciones fueron:

  • 77% de los hogares declaró perder parcial o totalmente sus ingresos a causa del COVID-19.
  • 1 de cada 3 hogares declaró no contar con los recursos económicos necesarios para suplir  sus  necesidades básicas.
  • 47% de los hogares declara haber tenido menos alimentos de lo habitual.
  • Entre aquellos que declararon tener menos alimentos delo habitual, en 59%se afectó la cantidad y/o el tipo de comida para los niños, niñas y adolescentes.
  • Las madres son las que más se encargan de apoyar la educación a distancia.
  • 1 de cada  2 hogares  está teniendo  acceso a la educación  a distancia.
  • Un porcentaje  de  hogares  declaró  haber experimentado  retrasos  en  su atención  de salud.

 Según la tercera encuesta telefónica sobre la Situación  de Familias con Niños, Niñas y Adolescentes durante el COVID-19 (11) realizada a Junio 2021, los hallazgos son los siguientes:

  • 3 de cada 4 hogares reporta pérdida  total o parcial  de  sus ingresos.
  • El 81%  de los hogares socioeconómico más del bajo Status  del  ingreso  actual  del  81% nivel reportan pérdida total o parcial de  sus ingresos .
  • En el 42% de los hogares asegura que el consumo alimentos fue parcialmente suficiente o no fue suficiente .
  • En las familias de bajos recursos 7 de cada 10 hogares reporta que el consumo de alimentos fue parcialmente suficiente o no fue suficiente.

A nivel general desde el 2020 a junio 2021, los reportes de Unicef(12), indican:

  • 47% de los hogares declaró haber tenido menos alimentos de lo habitual durante el último mes. Este porcentaje aumenta al 68% en los hogares del nivel socioeconómico más bajo.
  • Entre aquellos que declararon haber tenido menos alimentos, en 59% se afectó la cantidad y/o el tipo de comida para los niños, niñas y adolescentes.
  • La mitad de los hogares (53%) reportó que sus niños, niñas o adolescentes recibieron algún tipo de educación a distancia en los últimos 15 días. Este porcentaje disminuye ligeramente en los hogares del nivel socioeconómico más bajo (46%). Los hogares con niños en escuelas particulares/privadas muestran un porcentaje más alto (68%) de atención a la educación a distancia, que los hogares con niños en las escuelas públicas (59%).
  • 1 de cada 5 hogares declaró haber requerido atención médica en el último mes. De éstos, un 19% no pude acceder al servicio y 26% experimentó retrasos.
  • 1 de cada 3 declaró que se presentó algún conflicto en el hogar en el último mes.

Por su parte, La OPS en Panamá facilita espacios de interacción para orientar acerca de la salud mental de niños y adolescentes durante la pandemia y el año escolar(13), mediante webinars. Esta iniciativa surge por que según la OPS La enfermedad del coronavirus (COVID-19) puede afectar a niños y adolescentes tanto de forma directa como indirecta. Más allá de enfermarse, el bienestar social, emocional y mental de muchas personas jóvenes se ha visto afectado por la pandemia. Los trastornos de salud mental a los que se enfrentan en esta etapa del desarrollo pudieran continuar afectándolos durante toda su vida.

El cambio de rutinas, como por ejemplo tener que distanciarse físicamente de familiares y amigos; o la interrupción o modificación del aprendizaje, con entornos de aprendizaje virtuales; el sufrimiento por la omisión de eventos importantes de la vida, como cancelación de planes vacacionales o eventos importantes; mayor exposición a la violencia y daños en línea; afrontar el duelo ante la pérdida de personas significativas en su vida; la incertidumbre con respecto al futuro, son algunos de los retos que enfrentan los niños y jóvenes durante la pandemia del COVID-19.

Se dice que la desigualdad social es la nueva peste del siglo XXI(14). En este contexto sale a relucir la verdadera faz de la enfermedad infecciosa que causa y reproduce el coronavirus: la desigualdad social, una nueva peste del siglo XXI. Panamá ocupa el tercer lugar en América Latina y el Caribe con la peor distribución de la riqueza. El 20% de la población se queda con el 80% de las ganancias, llevando la peor parte la gran mayoría, que son quienes menos tienen.

El desarrollo socioeconómico del país es desigual y combinado, y eso se expresa en las dificultades para implementar la campaña “quédate en casa”, muy útil para una parte de la población que tiene las posibilidades de ejecutarla, pero inviable para buena parte de la población que no tiene las condiciones de estar en cuarentena dentro de sus hogares, tanto en las áreas urbanas como rurales. “El coronavirus es una pandemia, que además de enfermedad, dolor y muerte, subraya un profundo contenido desigual asentado sobre una pólvora humana latente”.

En materia de Familia, las estadísticas del Ministerio Público en cuanto a delitos nos muestra un panorama muy oscuro para nuestros niños y adolescentes(Fuente: Sitio web del Ministerio Público):

  • En cuanto al Delito contra la libertad e integridad sexual del 1 de enero al 31 de diciembre del año 2021, específicamente el delito de Acceso Sexual Con Una Persona Mayor de Catorce (14) Años y Menor de Dieciocho (18) se presentaron 2257 denuncias, comparado con el mismo periodo en el año 202l, donde hubo 1913 denuncias, aumentaron en 344 menores de edad convertidos en víctimas de abuso sexual. Esto indica que en Panamá durante el año 2021, 6 niños y adolescentes se convierten en víctimas de abuso sexual cada día, sin contar los abusos no denunciados.
  • Los delitos por corrupción de Personas Menores de Edad, Explotación Sexual Comercial y otras Conductas del 1 de enero al 31 de diciembre del año 2021, se registran 457 casos, comparado con el 2020 que fueron 306, los mismos aumentaron en 151. Esto indica que en Panamá durante el año 2021, al menos 1 niño y adolescente es víctima de corrupción de, Explotación Sexual Comercial y otras Conductas, sin contar los delitos por corrupción no denunciados.
  • Los delitos de Maltrato de Niño, Niña o Adolecentes del 1 de enero al 31 de diciembre del año 2021, se registran 3270 casos, comparado con el mismo periodo del 2020 que fueron 2262, el aumento fue de 1008 nuevas víctimas. Esto indica que en Panamá, durante el año 2021, 8 niños y adolescentes cada día fueron víctimas de maltrato.
  • Los hechos delictivos cometidos por adolescentes, del 1 de enero al 30 de noviembre del año 2021, fue de 3100, comparado con el mismo periodo del 2020 que fueron 2694, aumentando 406 nuevos casos.  Esto indica que en Panamá, durante el año 2021, 8 adolescentes cometieron un hecho delictivo por día.
  • Llama la atención que en cifras todos los indicadores evaluados van en aumento. Lo más alarmante es que el hecho delictivo cometido por adolescentes que más casos presenta sea el de Delitos contra la Libertad e Integridad Sexual(1008) hasta noviembre de 2021, seguido por los Delitos contra el Patrimonio Económico y Delitos contra la Vida y la Integridad Personal.

Para comprender más profundamente estos eventos, es necesario darnos cuenta de la “pandemia invisible” también llamado “el trauma colectivo” o la “meta crisis actual” que está viviendo el mundo y en particular la niñez y la adolescencia de Panamá. En la reciente Cumbre de Trauma Colectivo 2021 bajo el slogan “Sanación Colectiva en Acción”(16), en la que tuvimos el privilegio de participar como estudiantes becados por la Academia de la Ciencia Interior (Academy of Inner Science) y su fundador Thomas Hübl, la cual  mostró sorprendentes enfoques y métodos terapéuticos para sanar el trauma colectivo, incluídas diversas temáticas desde la poesía, la música, la psicoterapia, la meditación de atención plena, entre muchas otras. En general, la afectación por la COVID 19 no solo es biológica, sino también mental, emocional, social, familiar, racial, laboral, sexual, y tienes múltiples manifestaciones culturales tanto en individuos como en grupos.

Un mensaje de la UNESCO por Twitter del 19 de noviembre nos dio Esperanza: “Podemos aprender de la crisis de la #COVID19: necesitamos que los sistemas educativos sean más resilientes y transformemos la educación para las generaciones futuras. Para ello, debemos invertir en la educación”. El llamado del Organismo Internacional con el lanzamiento de esta iniciativa denominada “Los futuros de la educación” tiene como objetivo repensar la educación y dar forma al futuro.  La iniciativa está catalizando un debate mundial sobre cómo hay que replantear el conocimiento, la educación y el aprendizaje en un mundo de creciente complejidad, incertidumbre y precariedad.

Estamos ante un gran desafío creativo en este momento de la historia y todos estamos llamados a activarnos para fortalecer la resiliencia donde sea nos encontremos.  La humanidad entera ha sido afectada en su más profunda esencia, particularmente los niños y adolescentes han recibido un golpe mortal no solo a su desarrollo cognitivo sino a su humanidad entera.

Análisis y Conclusiones

A modo de análisis, todos estos datos nos muestran cómo está manifestándose el comportamiento social y cómo lo experimenta la niñez y la adolescencia. Es necesario prestar atención a individuos y grupos. La interrelación entre todos es única y resonante.

Como muestran los diversos reportes de las distintas entidades de gobierno, estamos viviendo una crisis muy compleja, no solo enfrentamos una pandemia donde actua el Gobierno, el Ministerio de Salud, la población juega un papel crucial. También la educación virtual y la ausencia de estudiantes de las aulas presenta desafíos no solo del retorno a clase sino de salud y bienestar de todos los actores en el sistema educativo tanto de nivel básico como universitario. El mundo laboral no se exime de desafios, el desempleo, la insostenibilidad del programa solidario de gobierno a largo plazo, la lentitud en que se espera se recupere la economía, y la falta de creación de empleos por parte de la empresa privada, plantean retos únicos para la sociedad panameña.

A nivel de educación, familia y sociedad, nuestros niños y adolescentes les urge un acompañamiento fundamentalmente multidisciplinario que aborde desde las situaciones socio económicas, de salud, de higiene mental y por supuesto de tipo educativo integral. Esta labor exige un proceso a largo plazo para brindar a los niños y adolescentes alternativas que disminuyan los riesgos socio afectivos en ellos, con la participación de padres de familia, educadores, directivos de los centros escolares y fuerzas vivas que puedan coadyuvar en la construcción de un proceso sostenible de resiliencia.

El día 10 de octubre el Programa Nacional de Salud Mental de la CSS reportaba a TVN media, más de 140,869  consultas en este año(17) en áreas como psicología, psiquiatría y salud mental en todas las unidades ejecutoras a nivel nacional. Se explicó que de las consultas realizadas, 69,892 pertenecen a psicología, donde se cuenta con alrededor de 120 que estudian los procesos mentales, sensaciones, percepciones y el comportamiento del ser humano, en relación con el medio ambiente físico y social que lo rodea. Se indicó que, de acuerdo a las estadísticas, se hizo un análisis general en el departamento de Registros Médicos y Estadísticas de Salud (REGES), con el fin de conocer el destalle de los diagnósticos arrojando los siguientes resultados.

  • 37% Contacto por prescripción repetida.
  • 29% trastorno mixto de ansiedad y depresión.
  • 28% consejo y orientación de un psicólogo.
  • 3% problemas en relación con el cónyuge o pareja.
  • 3% examen y orientación por otras razones.

El primer diagnóstico “Contacto por prescripción repetida” significa que el paciente solo asiste a la instalación en busca del medicamento.

Sin embargo, hay otros registros de mucha preocupación dentro de este programa y son las 274 atenciones en el primer semestre por intentos de suicidio, atención por violencia doméstica 1022 casos, pacientes de hemodiálisis 1,378, personas con discapacidad 227, embarazadas 208, cuidados paliativos 144 y consumos de sustancias 1,125.

En el primer semestre de este 2021 se hospitalizaron 36 pacientes, siendo el grupo de 16 años, el más afectado con predominio de trastornos depresivos, conducta bipolar, incluso, intento de suicidio, problemas relacionados al duelo y retraso mental. Mientras que en consulta externa se contabilizaron 3,855 pacientes con el diagnóstico de trastornos de aprendizaje a raíz de las clases virtuales, además de estrés postraumático, autismo, depresión y de déficit de atención con hiperactividad.

La clínica de duelo es parte de este proyecto sesiona dos veces al mes y a la fecha se registran 300 asistencias, la clínica de estrés tiene 422 asistencias a las clínicas, escuela para padres 163 asistencias y actualmente hay una captación u promoción.

Es urgente apoyar a los niños, adolescentes y sus familias en lograr adaptarse a esta crisis compleja muy poco comprendida por la mayoría en este momento. Aún estamos aturdidos por el trauma colectivo que hemos sufrido. Sin embargo, ya diversos expertos comienzan a compartir sus saberes alrededor del mundo sobre el mismo y cómo ir adaptandonos más sanamente. Como siempre, los países de primer mundo gozan del privilegio de contar con los recursos necesarios para implementar todo tipo de iniciativas y proyectos para combatir integralmente la recuperación económica y social. Sin embargo, los pueblos originarios de todo el mundo han sido siempre sabios y propuesto fundamentalmente, en todas las grandes crisis que hemos atravesado, la necesidad de sanar, de volver a lo básico, amar la naturaleza, vivir en unidad respetándonos mutuamente, conviviendo pacíficamente, practicando la mística natural que compartimos esencialmente todos los seres, llamada Bienestar Fundamental. Todos necesitamos poner como prioridad dicho bienestar, para poder avanzar y superar los desafíos actuales.

Las religiones de todos los credos hacen el llamado al respeto a la dignidad humana, el trabajo en la justicia social, la promoción del ser humano a nivel integral y la solidaridad con los que menos poseen.

Todo esto debe hacernos reflexionar sobre el rol que todos tenemos en este momento crítico de la historia.

Por: Rodolfo Enrique Caballero Rivera

25 de enero de 2021.

 

 

 

 

Deja una respuesta